Como es tradicional, el Centro de Educación Infantil Peñafort celebró su segunda acampada del curso en nuestro Colegio los días  9 y 10 de mayo de 2015.

Esta acampada era  muy esperada por parte de nuestro alumnado, tenían grandes expectativas, y no les defraudamos. Estas 24 horas estuvieron llenas de risas, emoción, juegos, creatividad, entusiasmo y nuevas experiencias para muchos de nuestros niños.

El día anterior a la acampada, ya se palpaba la emoción en el ambiente, pues los acampados trajeron sus propias bicicletas al Colegio para montar en ellas al día siguiente. Pero aún había que esperar un poquito…

Por fin llegó el sábado, y comenzamos con actividades acuáticas en nuestra piscina climatizada, lo cual fue una experiencias novedosa para muchos de los niños y niñas. Posteriormente, los acampados iban rotando por diferentes actividades: pintura en el exterior, desfile de disfraces o carreras de bicicletas en nuestra pista de Educación Vial. A mediodía nos pusimos a comer unos deliciosos macarrones con atún y sandía ¡tanta actividad despierta el apetito!

Ya por la tarde, era momento de relajarse durante unos minutos a través de un cuento que captaba la atención de todos los allí presentes. Después tocaba reírse y pasar un rato agradable con el “Maravilloso Teatro de Marionetas Peñafort”….¿Os acordáis lo que les pasó a los abuelitos por comer demasiado chocolate? Acto seguido, cogimos nuestras bicicletas e hicimos una carrera muy particular, donde el ganador era el más lento. Esta nueva modalidad de carrera entusiasmó a nuestros acampados y pusieron gran empeño en llegar los últimos.

Después de tanta actividad, era la hora de preparar una deliciosa cena, así que nos pusimos manos a la obra y cada uno de nuestros alumnos y alumnas participó en la elaboración de unas ricas pizzas ¡Qué buenas nos salieron!

Al atardecer, otra actividad totalmente novedosa tenía lugar: proyectamos en pantalla gigante, en mitad del patio del Colegio, la película de “La Cenicienta”. Una vez terminada, les dimos a todos los niños y niñas unos prismáticos para contemplar las estrellas, ¡increíble experiencia! Se hacía tarde, era hora de descansar y esperar a que el zorro dejase los tan esperados regalos al lado de las almohadas de cada niño y niña.

Esta acampada ha sido especial, por dos motivos: primero, porque hemos disfrutado del buen tiempo de mayo en Alicante, lo cual es una gran ventaja para muchas de las actividades que teníamos preparadas. Segundo, porque la hemos celebrado en nuestro Colegio, por lo que estábamos “como en casa”, ¡nunca mejor dicho!.

Una vez más, lo pasamos en grande. Los niños y niñas tuvieron experiencias nuevas y derrocharon emoción y alegría. Ese es nuestro objetivo, ver a los niños y niñas del Colegio Peñafort sonreír, disfrutar, experimentar, aprender jugando.

¡Hasta la próxima acampada!